El síndrome Obama

Publicado: 21 septiembre, 2011 en Citas, Palestina, Política
Etiquetas:, , , ,

Sin poder ni querer llevar a cabo reformas serias, Obama se ha convertido en el maestro del gesto amable, la sonrisa comprensiva, la expresión apenada pero amistosa que siempre parece decir: “De verdad, estoy de acuerdo y ojalá pudiéramos hacerlo, pero no podemos y no es culpa mía”. La implicación es que el sistema de Washingon impide cualquier cambio en el que él pueda creer. Pero no suena sincero. Tanto si está considerando una escalada en una guerra que no puede ganar, como el rescate de Wall Street, proponer al lobby de las compañías de seguros que redacte la nueva ley de la “sanidad” o sugerir nombramientos para su Gobierno y el Tribunal Supremo, siempre ha empleado el mismo mecanismo. Se pone sobre la mesa la opción mejor para guardar las apariencias, pero no se toma en serio. Rápidamente se descarta una opción peor. Y se materializa el presunto compromiso. Así se crea la impresión entre los leales del partido de que el presidente no escatima esfuerzos y que un equipo de expertos serios está considerando todas las posibilidades, pero que la alternativa mejor simplemente no es factible. A continuación llegan los comunicadores para defender algún burdo compromiso.

Tariq Ali, El síndrome Obama

La ultraderecha crece en Europa. Tras el atentado terrorista en Noruega*, todas las miradas se han centrado en el ascenso de las fuerzas de la derecha más radical en el Viejo Continente. Un ascenso largo tiempo ignorado.

A continuación rescato de mi archivo un texto que escribí a principios de abril sobre este asunto.

Actualmente se está viviendo un período de resurgimiento de la extrema derecha en Europa como consecuencia de la crisis económica que estalló en 2008 y de las medidas neoliberalistas impuestas por los gobiernos. Este despertar está incluso minando las bases socialistas, desprotegidas por sus gobiernos liberales que toman medidas en favor de los poderes financieros mientras crece la inseguridad con que los ciudadanos ven su futuro y el de su país.

Ya anteriormente había ido consiguiendo apoyos, ofreciendo en sus programas populistas seguridad frente a inmigración, aprovechando el temor que originó el 11S y la incertidumbre que provocaba el hecho de que millones de ciudadanos del Este pudieran circular libremente por la UE a partir de 2007. Todo ello acompañado de mensajes antieuropeístas que arremeten de forma simplista contra las impopulares medidas que los Gobiernos deben poner en marcha para culminar las reformas estructurales pendientes. La ultraderecha europea es euroescéptica y lucha contra la inmigración de forma nacionalista y, en ocasiones, racista.

Los ultras han llegado al parlamento de países como Suecia, Bélgica, Noruega, Austria, Bulgaria, Hungría, Italia, Holanda, Dinamarca, Finlandia y Suiza. La ultraderecha no cuenta con grupo político en el Parlamento Europeo, que sí existió de enero a noviembre de 2007. Identidad, Tradición, Soberanía contaba con veinte diputados, entre ellos Jean-Marie Le Pen, Marine Le Pen y Alessandra Mussolini. Fue disuelto el 15 de noviembre de 2007 al perder la cuota mínima de 20 diputados tras la salida de los 5 eurodiputados rumanos.

Todos los partidos ultraderechistas europeos comparten el discurso anti-inmigración. La ultraderecha europea ha llevado a cabo un lavado de cara muy exitoso. Los partidos mantienen la misma base pero con una imagen muy distinta. Han aprendido a hablar de sus ideas de un modo que resulta aceptable. A la gente y a los medios ya no les suena extremista lo que dicen. En algunos países, como Suecia, se describen en público como un partido normal, que no tiene nada que ver con los extremismos; mientras que su verdadera cara permanece velada. En otros, en cambio, son abiertamente intolerantes.

Destacamos a continuación la situación de la ultraderecha en algunos países europeos atendiendo a la actualidad de sus datos.

En Finlandia, el ultraderechista Verdaderos Finlandeses se situó el pasado 17 de marzo como la segunda mayor fuerza política de cara a las elecciones del próximo 17 de abril. Este partido cuenta actualmente con 5 escaños, y en las elecciones de 2007 fue la octava fuerza política del país, con lo que podemos observar que ha tenido un espectacular ascenso.**

En Francia, el Frente Nacional, es la tercera fuerza política tras el Partido Socialista francés y la Unión por un Movimiento Popular de Sarkozy. Ha obtenido un 11,3% en las elecciones cantonales del pasado 27 de marzo, porcentaje engañoso ya que al tratarse de una segunda vuelta, la formación sólo se presentaba en uno de cada cuatro cantones en liza. Es decir, su proyección de voto a nivel estatal es, probablemente, más amplia.

En Austria, en las elecciones legislativas de septiembre de 2008, la ultraderecha consiguió el 29,9% de los votos (dos formaciones de ultraderecha, el Partido de la Libertad de Austria y la Alianza para el Futuro de Austria, lograron el 18,01% y el 10,98% de los votos respectivamente). Este resultado se debió al fracaso de los grandes partidos, pero también al éxito de una campaña centrada en la amenaza de la pérdida identidad nacional. Ambas cosas se reproducen en otros países europeos, donde la sociedad ha perdido la confianza en los grandes partidos y la extrema derecha aprovecha para arremeter contra los inmigrantes y contra la Unión Europea, los dos enemigos de la identidad nacional.

La ecuación es simple: los gobiernos llevan a cabo reformas impopulares con el fin de atajar la crisis, se culpa a los inmigrantes de la falta de puestos de trabajo para los nacionales y la ultraderecha aprovecha este argumento para plantear la disyuntiva entre dinero para los inmigrantes o dinero para ayudas sociales, pensiones, etc.

En Suecia, uno de los anuncios electorales del partido Demócratas de Suecia, que tiene su origen en organizaciones nazis, mostraba a una apacible viejecita sueca con un andador que estaba a punto de ser alcanzada por un grupo de mujeres con niqab (musulmanas, por tanto) llevando carricoches, y planteaba: Tú eliges entre frenar la inmigración o frenar las pensiones. Su lema de campaña fue: Mantengamos Suecia sueca. Y así consiguió 20 diputados.***

El riesgo es que los partidos de derecha piensen que si ese es el modo de obtener votos, por qué no adoptar esas ideas ellos también. No se trata de cambiar de ideas sino de hablar de los problemas de la misma manera en que ellos lo hacen. Un ejemplo de esto que planteo está sucediendo ahora en Francia, donde derecha y ultraderecha compiten por el voto anti-inmigración. El pasado 21 de marzo, al día siguiente de comprobar el retroceso de su partido en favor del Frente Nacional, el ministro del Interior francés aseguró que “Los franceses tienen la impresión de que un exceso de inmigración, una inmigración irregular, no deseada, les perturba, les molesta. Desde el Gobierno tenemos el deber de tomar en cuenta esta preocupación”. Pocos días antes ya había dicho que los franceses sienten “que no están en su casa”, a fuerza de verse en medio de tanta inmigración irregular. El Frente Nacional acogió sarcásticamente la aproximación del gobierno de Sarkozy a sus posiciones ofreciendo al ministro un carné honorario de su partido.

En Francia, el gobierno está siguiendo desde el año pasado la estrategia de recurrir a los temas preferidos de la ultraderecha: el debate sobre identidad nacional, el lugar del Islam en Francia, el debate sobre el laicismo o vincular inmigración y delincuencia. De este modo logra desplazar el debate político de los asuntos económicos y sociales, que benefician a la izquierda. Sin embargo, esta apuesta está teniendo un efecto bumerán, ya que está reforzando al Frente Nacional mientra la izquierda también gana posiciones.

El electorado tradicional de derechas se reconoce en los nuevos líderes ultraderechistas, desencantados de los partidos de derecha. Los partidos de la derecha, a su vez, van haciendo suyos ideas y planteamientos intolerantes más próximos a la ultraderecha con el fin de no perder electorado. Dado el contexto económico actual, mediante el argumento maniqueo de inmigración frente a seguridad, sanidad o pensiones, los inmigrantes se convierten en el chivo expiatorio sobre el recaen todas las culpas de los males del estado. Y todo ello adaptado a los nuevos tiempos. Ya no se conseguirían votos con uniformes militares, de manera que se presentan de un modo más amable, menos peligroso. Como les representa en la portada de su libro el periodista sueco Daniel Pohl, llevan traje impoluto y botas militares: la base sigue siendo la misma. El resto, maquillaje y propaganda. Y es que, como dijo Hitler, la propaganda “es un arma terrible en manos de quien la conoce”.

______________

(*) A continuación copio un mensaje que ha circulado por Facebook durante estos días.

If the person who killed 76 people in Norway were muslim, the press would have declared him as a terrorist. For now though, he is just an ‘Assailant ‘, ‘Attacker’ (Reuters), ‘Gunman’ (BBC, CNN & Al Jazeera). Looks like ‘Terrorist’ is a name reserved for muslims? The US Dept of State calls it an ‘Act of Violence’, not an ‘Act of Terrorism’.

(**) Finalmente la formación ultraderechista obtuvo el 19,1% de los votos, consiguiendo 39 diputados, ocho veces más que en las elecciones de 2007.

(***) Sobre Suecia es muy recomendable este programa de Salvados.

Los ideales perdidos

Publicado: 18 marzo, 2011 en Política
Etiquetas:, , ,

Cuando escribí mi discurso de fin de  carrera me balanceaba entre la alegría por haber terminado y la ausencia de la sensación de alivio que esperaba tener. Reflexioné no sólo sobre los años pasados en la Universidad, sino sobre el contexto en el que me encontraba. Así, escribí este párrafo, ciertamente inspirada en el Nadie dijo que fuera fácil de Pérez-Reverte:

Los ideales que quitaban el sueño a nuestros padres ahora nos hacen dormir. Ya no tienen sentido y, lo que es peor, ninguno los sustituye. Hemos escuchado muchas veces que la gente de nuestra edad se divide en dos grandes grupos: una minoría que ni estudia ni trabaja ni tiene ganas de hacerlo y una masa cuya máxima aspiración es salir en Gran Hermano.

Del pasado me fascina precisamente eso, los ideales que, si miro a mi alrededor, han desaparecido. Por eso, de la revuelta egipcia, me hizo especialmente ilusión la actitud de muchos jóvenes. Lucharon por algo en lo que creen y, a pesar de todo, la plaza Tahrir fue escenario de la ilusión compartida por toda esa juventud.

Todos esos jóvenes que se organizaron para limpiar su país, para limpiar las sucias calles de El Cairo y Alejandría, los vecinos que se juntaron en los llamados comités para la defensa de los barrios evitando robos y saqueos… Me emociona. Y me emocionaba verles, escucharles, leerles cuando se restableció Internet.

Ahora una gran cantidad de egipcios se debate entre نعم (na’am) y لا (la), entre sí y no a la reforma de la constitución. Muchos han cambiado su foto de perfil decantándose por el no. Las razones son evidentes. Y he recordado algo que un egipcio publicó en Facebook antes del ya famoso 25jan, el 25 de enero, que leí, copié y reproduzco a continuación. Es bastante ilustrativo del punto de hartazgo al que se había llegado. Y también habla de la desesperanza que produce ver ausencia de motivación, aunque ahora con la perspectiva que da el tiempo sabemos que los ideales fueron súbitamente recuperados con ilusión y consiguieron algo. Aún no sabemos qué.

Pero no nos engañemos. Los ideales en Egipto fueron recuperados con la misma rapidez con que el ejército de Bahrein ha aplastado el monumento de La Perla y con él las esperanzas de los civiles, con la misma con la que Gadafi ha puesto a su país en la situación en que está ahora, o con la que el ejército ha matado a 30 personas en Yemen… Me duele el mundo.

You know what, I’m a regular person.

I’m not going out of my house for anything other than my own interests on the 25th of January.

I hate the government
I hate the opposition
I hate the entire regime
and I think we’re going to hit rock bottom
and I still will not go out of my house
Why?
Because I’m selfish

I will not sacrifice my life, my future, my family and everything I have

For a guy who is more worried about his bb and his car than anything
For a girl who care more about fashion and star academy than anything
For a father that care more about his career and success than anything
For a mother who doesn’t care about anything
For a country that loves soccer more than freedom
For a celebrity who is literally a blond bitch, guy or girl
For a religious who talks about Hell as if he was born and raised there

I’m not putting my neck on the line for 85 million chicken
I will only hang this picture somewhere here and think of a way to make sure that I will not be alone in this

Once there are enough people who support the idea
I will put everything
literally, everything on the line
for my country
and my people
and I will go out
and I will know
I’m never alone

Tsunami

Publicado: 14 marzo, 2011 en Periodismo
Etiquetas:, ,

Pienso en la lista de las cosas que hacen latir el corazón, en todos esos signos que intentaría nombrar para que latiera el corazón. Solamente nombrar. En nuestra sociedad un sol no es completamente sol si no es brillante, una fuente no lo es si no es clara. Aquí, poner adjetivos sería tan maleducado como dejar a los objetos sus etiquetas con sus precios. La poesía japonesa no califica. Hay una forma de decir barco, peña, bruma, rana, cuervo, granizo, garza, cristantemo, que los contiene a todos.

Comentario del documental Sin Sol, de Chris Marker.

Adjetivamos, calificamos constantemente. Sea o no necesario. Hemos caído en la trampa.


 

Petición desde Egipto

Publicado: 26 enero, 2011 en Política
Etiquetas:, ,
Desde Egipto me llega la siguiente petición de un amigo:

The Egyptian corrupt system has been making our lives as Egyptians becoming more impossible to live…
Yesterday there were demonstrations by thousands in different cities of Egypt. The police forces dealt with the people in the demonstrations with brutality and violence… I’ve witnessed armorless civilians being shot by rubber coated bullets and getting severely injured as it hit them in vital areas and the extreme use of tear gas.

Yesterday’s demonstrations were merely peaceful… I’ve been an eye-witness to how the people refused to use any kind of violence and they were instantly suppressing anyone who would do any attempt to do acts of violence or through stones at the police.

Mubarak has been in rule for 30 years! and he’s still looking for extension till death… and he’s already been preparing his son to inherit through corrupt elections. 40% of Egyptians are living on less than 2$ per day, and youth below the age of 30 represent 90% of the unemployed!!

My hope is you guys can place some pressure on your governments, Mubarak’s rule wouldn’t have lasted unless he had support of the international community.. If you can make anything to make the public in your countries more aware of what is happening in Egypt and to the Egyptians this will surely help. You could make a petition and get signatures, make flyers and distribute it in your university or social groups, share information and videos through facebook…

Help Egyptians become free!

Hashtag en Twitter: #jan25

Cuando era niño, en el Líbano, leía todas las mañanas toda la prensa local. Mi padre dirigía un diario y tenía la cortesía de enviar un número a sus colegas, que, recíprocamente, le enviaban sus propios periódicos. “¿A cuál habría de creer?”, le pregunté un día, señalando el montón. Sin dejar de leer, me respondió: “A ninguno. Y a todos. Ninguno te proporcionará toda la verdad, pero cada uno de ellos te proporcionará la suya. Si los lees todos y tienes buen criterio, entenderás lo esencial”.

Amin Maalouf, El desajuste del mundo

Contradicción 2.0

Publicado: 23 diciembre, 2010 en Social Media
Etiquetas:, , ,

Me pasa siempre que estoy cansada, desganada.

Hoy me he despertado muy poco 2.0. Tengo la sensación de que soy la única, pero me empieza a abrumar tanta cantidad de información. Recuerdo cuando comencé a leer blogs. Quería leer todos y cada uno de los blogs. Incluso comentar, si estimaba que lo merecía. Cuando abrí mi cuenta en Twitter y empecé seguir a gente, quería leer todos los tweets. No podía perderme nada. Por eso me frustra saber ahora que es imposible. Como cuando veo la lista de favoritos perennemente pendiente de ser ordenada. O la de libros que debo leer por imperativo moral autoimpuesto.

Me empieza a agobiar también saber en todo momento qué están haciendo cada uno de mis amigos y conocidos, qué piensan y qué quieren compartir con su lista de contactos. No me apetece estar informando de cada paso que doy, más allá de si va a ser información pública o reservada a mis amistades.

Más de una vez me he cruzado con alguien desconocido pero conocido… tengo accesibles a un solo clic de distancia las fotografías que se sacó con su pareja aquel fin de semana en una casa rural. Los instantes más íntimos a la vista de cualquiera que sea amigo de un amigo suyo.

Desde hace años nos sorprende la dependencia que crea un móvil que nunca habíamos utilizado y que ahora se nos antoja imprescindible. Eso cuando sólo servían para llamar y enviar mensajes. Ahora está todo en la palma de la mano. Internet es tan grande y tan pequeña que abruma. Podemos compartir a cada segundo lo que vemos, lo que escuchamos, lo que pensamos. Como si a alguien le interesara o, no ya eso, como si sirviera de algo.

Como si este blog sirviera de algo.